A partir de tecnología de impresión 3D, una ‘startup’ radicada en la ciudad de San Francisco (Estados Unidos) ha logrado construir una vivienda en un tiempo récord de 24 horas.

La particular vivienda de 38 metros cuadrados de área fue construida en inmediaciones de Moscú (Rusia) por la ‘startup’ Apis Cor con el apoyo de la firma especializada en construcción PIK Group.

Los constructores de esta vivienda explican que la totalidad de los muros que componen la estructura fueron impresos en 3D a partir del uso de distintos polímeros que hacen las veces de ladrillos.

Lo mejor de todo es que la impresora utilizada, según lo informó Apis Cor, era de un tamaño pequeño, lo cual les permitía transportarla con facilidad para poder llevar a cabo estas labores.

Además, “el proceso de impresión se automatiza tanto como sea posible y de esta forma casi que se elimina el riesgo de error humano”, informaron los constructores luego de dar a conocer su obra.

La casa se construyó en condiciones climáticas adversas, razón por la cual Apis Cor decidió que el techo fuera para que resistiera altas cargas de nieve de forma eficiente.

Ventas con climatizador y distintos sistemas de control de temperatura incorporados, le permiten a la casa impresa en 3D resistir heladas de hasta -60 grados centígrados.

Otras de las características destacadas de esta vivienda es que tiene un sistema de aislamiento acústico exterior avanzado. Además, su estructura reforzada le permite tener una vida útil de unos 175 años.

Básicamente el interior de la casa se compone de un hall, un baño, una sala de estar y una cocina funcional. Todos estos espacios fueron dotados con los electrodomésticos inteligentes de la firma surcoreana Samsung.

Aunque la característica que más destaca la compañía Apis Cor además de la calidad, es el precio, ya que el costo de la vivienda es de apenas US$10.000 (Unos $28,6 millones).

La historia del negocio

Apis Cor se califica a sí misma como la primera compañía en desarrollar una impresora móvil de 3D que es capaz de imprimir casas y edificios enteros por completo.

La compañía, conformada por un amplio grupo de ingenieros, gestores, constructores e inventores, comparte una filosofía común: “Cambiar la industria de la construcción para que millones de personas tengan la oportunidad de mejorar sus condiciones de vida”.

Esta firma de base tecnológica lamenta que en la actualidad haya todavía personas en los seis continentes que no pueden permitirse el lujo de comprar o construir una casa netamente por los costos que conlleva.

En este sentido, aseguran que la industria de la construcción es una máquina lenta. Sin embargo, destacan que el objetivo principal es “reajustarla” y seguir trabajando para que muy pronto todas las personas puedan pagar una casa.

Nikita Chen-yun-tai, inventor de la impresora móvil y fundador de la compañía Apis Cor, va más allá al afirmar que ha creado este invento porque tiene la intención de automatizar prácticamente todo, incluso otros planetas.

“Estamos dispuestos a ser los primeros en empezar a construir en Marte”, afirma el inventor de esta impresora que desde ya se proyecta como una solución útil y económica al déficit de vivienda mundial.

Todos estos esfuerzos ya han comenzado a ser reconocidos a nivel mundial. Justamente, a finales del año pasado la compañía obtuvo el reconocimiento ‘Best Hardware Startup 2016’, entregado por la institución rusa National Research University Higher School of Economics, con sede en Moscú.

Este premio se otorga anualmente desde 2008 a las mejores y más innovadoras ‘startups’ según la comunidad empresarial. La versión de este año contó con la participación de representantes de Raiffeisenbank, MTC, PepsiCo, FRII, HSE, Maxfield Capital y Rambler&Co como jurados.

Fuente: Revista Dinero